Lo que hago y cómo lo hago

redes

Hoy vivimos una realidad en la que la tecnología se ha vuelto protagonista de nuestras vidas; es tanta la información que se comparte y de manera tan rápida que necesitamos estar actualizados en medios de interacción, nuevas plataformas y redes sociales para que nuestra voz, negocio o empresa se escuche y la gente sepa que existe.

¿Qué necesito de ti?
Apertura, escucha y visión. Que me platiques cuál es tu visión, tu misión y lo que te hace diferente, tus productos/servicios estrella, lo que te impulsó a trabajar en este ramo y lo que quieres dejar en cada uno de tus clientes.
• Con esa información te hago una propuesta con las redes sociales que te convienen, cómo podemos explotar las bondades de tu negocio y qué tipo de contenido te conviene.
• Una vez aceptada la propuesta comienzo a generar contenido como postales, frases, textos y cualquier concepto creativo que se acomode al giro de tu negocio. Si es necesario hacer una sesión de fotos o sesiones para que me compartas ideas o información, lo hacemos.

¿Y luego?
Me encargo de abrir tu Facebook, Twitter, Pinterest, Instagram, Foursquare, Linkedin, Tumblr, Google+, Youtube o la red social que le convenga a tu negocio, le doy seguimiento, lo administro, busco generar interacción y comunidades en el área donde se encuentre tu negocio y que estén interesadas en consumir tu servicio/producto
– Administrar de una a dos redes sociales.
– Subir de una a dos publicaciones diarias.
– Generar y administrar contenido.
– Promociones/ casos de éxito (testimonios)
– Posteo de fotografías con explicación o información.

¿Por qué yo?
Soy licenciado en ciencias y técnicas de la comunicación con 10 años de experiencia en comunicación organizacional, marketing, generación y redacción de contenido. Desde el 2012 me dedico al estudio y administración de contenido para redes sociales. Estoy convencido que las PYMES y negocios locales merecen un trato de primer nivel, un marketing profesional y a un precio justo, por eso ofrezco mis servicios de esta manera: para bajarte el costo, porque me gusta elegir con quienes trabajo y porque así he encontrado clientes que hoy están satisfechos y juntos estamos creciendo. Y por último, porque me adapto a tus necesidades y podemos negociar.

L´Oréal, Calvin Klein y Etsy: Una tendencia, un proyecto, una realidad

act

En el Congreso Internacional de Marketing del 2013, la conferencia de Brand Hunting (que ya fue motivo de un artículo anterior) impartida magistralmente por Gaby y Sandra Arriaga, trató la importancia de anticiparse a una tendencia, identificando conductas y rasgos característicos en el comportamiento y accionar de la gente y efectivamente muestra cómo se mueven, piensan y actúan de una manera diferente.

En esa ponencia hubo ejemplos de cómo Blockbuster y Kodak no lograron identificar cuándo y cómo su público migró a nuevas tecnologías y necesidades, ávido de evolución, comodidad y actualización.

Sin embargo, también hablaron de cuestiones positivas y aciertos que ha habido en el campo de las tendencias (de lo que hablaré en este artículo) concretamente el caso de L’ Oréal, Calvin Klein y Etsy.  

El primero hace gala de su visión y se lanza al mercado varonil con productos de belleza, higiene y cuidado personal. El tiempo le da la razón y los hábitos masculinos se mueven hasta acuñar términos como: metrosexual o hipster (que invierte del 25 al 28% de sus ingresos en cuidado personal) o al indicador que dice que en oriente el 30% de las cirugías se las hacen los hombres.

Calvin Klein identificó hace algunas décadas que la imagen del hombre de los años ochenta (que proyectaba masculinidad) con bigote y pelo en pecho comenzaba a evolucionar hacia un modelo más fresco, cuidado, trabajado y enérgico pero igual de viril.  De la moda, pasó a tendencia y posteriormente a un referente: el uso de los calzoncillos que dejaba ver la marca, hoy totalmente posicionada. Un ejemplo de esa transición es el video de Marky Mark y cómo en 1991 la hombría se veía de otra forma http://www.youtube.com/watch?v=-eSN8Cwit_s

Y Etsy, sin duda uno de los proyectos mejor logrados, más loables y que mayor respuesta han tenido, tomando en cuenta que se concreta en un momento de crisis, siendo la vía para enaltecer la propuesta de artesanos de todo el mundo, de productos hechos a mano y reciclados, celebrando la capacidad, creativa, productora e imaginativa de las personas.

¿Qué es Etsy?

Etsy es un mercado usado por gente de todo el mundo para conectar, comprar y vender productos únicos. Su misión es “imaginar un comercio nuevo para crear un mundo más feliz y sostenible.” Además cuenta con un certificado B, un nuevo tipo de compañía que usa el poder de empresas para solucionar problemas sociales y medioambientales.

Lo interesante de este sitio-proyecto-negocio-compañía es que surgió en un momento de crisis, ante la necesidad de la gente por autoemplearse y mostrar sus capacidades creativas; posee una página de internet intuitiva, manejable, excelente diseño y que da mayor comodidad a quien se registra, mostrando los artículos a detalle.  Además, puedes conectar por Twitter, Facebook, Tumblr, Youtube, Pinterest, Flickr, iTunes y blogs de muchas partes del mundo. http://www.etsy.com

Categorías como vintage, arte, niños, hogar y estilo de vida, craft supplies, bisutería, mujer, hombre, artículos populares, materiales para artesanías y bodas hacen de Etsy un sitio muy interesante para comprar pero también para vender (cobran 3.5% de comisión por artículo vendido).

Y algo digno de resaltar, Etsy no se quedó sólo en el mercado de los adornos navideños, manualidades y restauraciones, sino que puedes encontrar accesorios para tu celular, laptop, productos hipster, vintage, reciclados, restaurados y un sinfín de ideas – que parecieran producto de la imaginación – pero que a lo largo de estos años la gente se ha encargado de llevarlos a la realidad.

Puede que la inspiración no llegue en este momento pero cuando lo haga que te encuentre trabajando.

Alejandro Pérez Pineda

Sígueme @alexperezpineda

El mundo de las aplicaciones

app

Hoy en día lo que mueve, sorprende y dicta el avance de la tecnología en el mundo, son las aplicaciones.  Las hay para interactuar, ubicarse, compartir, comunicar, despertar, organizarse, correr, descargar música, medir una caminata con los perros, buscar empleo, jugar, tomar fotos, identificar y bajar música, traducir y un sinfín de posibilidades.

Según un estudio de The Sociable y Statista, hasta enero del 2013 Google Play contaba con 800,000 aplicaciones, superando a App Store con  775,000 y a Windows Phone Store con 150,000. Ese estudio también auguraba un crecimiento tal, que para el segundo trimestre, Google Play y App Store superarían el millón de aplicaciones y así fue.

En 2014 tenemos más de dos millones de opciones, de posibilidades, de las cuales, hace cinco ó seis años no se tenía visibilidad y hoy son parte del día a día de las personas.

Empresas de TI, desarrollo de sistemas y software encuentran en este momento una tormenta perfecta para crecer y evolucionar porque hoy las necesidades del cliente se han alineado con la tecnología, la cual, se pone de manifiesto en el teléfono, en la red que distribuye electricidad a la casa, en aparatos electrodomésticos, instituciones, procedimientos, en el auto, el reloj y hasta en las relaciones.

Hay algunas empresas – como la mexicana Softtek – que incluso lo menciona en su misión: ‘Maximizar el valor del portafolio de las aplicaciones del cliente.’

El límite parecería ser el cielo pero hasta ‘la nube’ está coludida y es parte fundamental de este boom que está marcando no sólo tendencias sino el rumbo de una generación.

En donde hay que hacer un alto en el camino es en la parte de las relaciones personales. ¿Qué tanto afecta el consumo (no sólo de datos) sino de nuestro tiempo y atención en el soporte y generación de contenido para que estas aplicaciones sigan funcionando?

Evidentemente la parte técnica de la plataforma, el despliegue y los alcances seguirán evolucionando, respondiendo a las necesidades de los usuarios, a su modo de vida actual, a la demanda y a la abrumadora popularización.

Sin embargo, esa es sólo una parte, porque de nuestro lado sí está la decisión de interactuar, de saber dónde, cuándo y con quién, de dar ‘like’, ‘retwittear’, subir actividad del día a Runtastic o una foto a Instagram.  Hay roles, obligaciones y tiempos que cumplir: una cena con la familia, una plática de calidad, una reunión con los amigos, paseos y atenciones a los hijos o una salida con la novia.  Todo extremo es malo y no se puede abandonar lo que nos ha llevado hasta aquí, pero sí se puede regular.

El significado y concepto de intimidad es una cualidad que podemos recuperar y volver hacer de nuestra vida algo personal.  Hoy tener una vida implica compartirla, no sólo en las redes sociales, sino hasta en el Candy Crush.

Alejandro Pérez Pineda

Sígueme en twitter:

@alexperezpineda

El proyecto de lo que proyecto: Cifras, datos y recomendaciones de Facebook

slide fb

Hoy la información que llega a nosotros no solamente se refiere a datos, estadísticas, texto y en general contenido, no.  Hoy hay muchas personas detrás para generarla, y esa información también tiene nombre y apellido: tal cual aparece en nuestro perfil de Facebook.

En cifras de Anasofía Sánchez, directora de negocios de Facebook México, esta red social que comenzó en el 2004 – con el objetivo de hacer al mundo más abierto y conectado – contaba en 2007 con 50 millones de usuarios,  los cuales duplicó para el siguiente año y dio paso a un impresionante crecimiento durante el 2008, 2009, 2010 y 2011 para llegar a la estratosférica cantidad de 1 billón de usuarios al mes (a nivel mundial) en el 2012, lo que significa 5.5 billones de historias al día.

Simplemente en México hay 47 millones de usuarios al mes, por lo que encontramos (en promedio) 100 historias al día en el celular y por eso trasciende la información que compartimos a través de esta red.

Algo que mencionaba Anasofía Sánchez es la importancia de las imágenes ya que mensualmente y sólo en México se comparten 553 millones de fotografías, lo que genera 7.2 billones de likes y 2.2 millones de comentarios y, con 353 millones de updates, nuestro país es el quinto con más usuarios en el mundo.

Nuevamente toma relevancia e impacto lo que subimos a Facebook, por esta razón, toma en cuenta estas 10 recomendaciones:

1. Cuida tu ortografía.

2. Trata de no publicar cuando estés enojado ni lances maldiciones a ver a quien ‘le queda el saco’.

3. No es recomendable subir todo lo que haces o ‘se cansarán de ti’.

4. Evita compartir tu ubicación en donde quiera que estés, además de que te vuelves blanco fácil; por ejemplo, ir a la Farmacia no aporta mucho (a menos que le agregues información como si hay envío a domicilio, el teléfono y descuentos) eso es información de valor.

5. Otorga el crédito al fotógrafo, autor o responsable de publicaciones originales.

6. No creas que un like o comentario va a cambiar la situación política, religiosa o social.  Mejor infórmate, consulta opiniones de expertos y lo más importante: escucha.

7. A veces ‘está permitido’ pedir ayuda para concursos y solicitar likes pero no abuses.

8. Cuando se abra una discusión trata de solucionarlo en persona, si no se puede levanta el teléfono y en última instancia hazlo por inbox.

9. Recuerda que madurez es llorar en silencio y en solitario, sin publicar tus problemas y detallar todo tu drama en redes sociales.

10. Procura no ‘presumir’ de más tus bienes.  Los amigos de tus amigos pueden no ser los tuyos.

Genera y trabaja tu propia marca en Facebook, al principio puedes ‘sonar’ a copia pero poco a poco encontrarás tu identidad.  Recuerda que una marca es una colección de imágenes en la mente del consumidor (Octavio Regalado).

Sólo define qué quieres que se imprima en la mente de la gente… si lo que eres, si lo que haces, si lo que tienes o lo que no eres, haces ni tienes.

Alejandro Pérez Pineda

Sígueme en Twitter: @alexperezpineda