El mundo de las aplicaciones

app

Hoy en día lo que mueve, sorprende y dicta el avance de la tecnología en el mundo, son las aplicaciones.  Las hay para interactuar, ubicarse, compartir, comunicar, despertar, organizarse, correr, descargar música, medir una caminata con los perros, buscar empleo, jugar, tomar fotos, identificar y bajar música, traducir y un sinfín de posibilidades.

Según un estudio de The Sociable y Statista, hasta enero del 2013 Google Play contaba con 800,000 aplicaciones, superando a App Store con  775,000 y a Windows Phone Store con 150,000. Ese estudio también auguraba un crecimiento tal, que para el segundo trimestre, Google Play y App Store superarían el millón de aplicaciones y así fue.

En 2014 tenemos más de dos millones de opciones, de posibilidades, de las cuales, hace cinco ó seis años no se tenía visibilidad y hoy son parte del día a día de las personas.

Empresas de TI, desarrollo de sistemas y software encuentran en este momento una tormenta perfecta para crecer y evolucionar porque hoy las necesidades del cliente se han alineado con la tecnología, la cual, se pone de manifiesto en el teléfono, en la red que distribuye electricidad a la casa, en aparatos electrodomésticos, instituciones, procedimientos, en el auto, el reloj y hasta en las relaciones.

Hay algunas empresas – como la mexicana Softtek – que incluso lo menciona en su misión: ‘Maximizar el valor del portafolio de las aplicaciones del cliente.’

El límite parecería ser el cielo pero hasta ‘la nube’ está coludida y es parte fundamental de este boom que está marcando no sólo tendencias sino el rumbo de una generación.

En donde hay que hacer un alto en el camino es en la parte de las relaciones personales. ¿Qué tanto afecta el consumo (no sólo de datos) sino de nuestro tiempo y atención en el soporte y generación de contenido para que estas aplicaciones sigan funcionando?

Evidentemente la parte técnica de la plataforma, el despliegue y los alcances seguirán evolucionando, respondiendo a las necesidades de los usuarios, a su modo de vida actual, a la demanda y a la abrumadora popularización.

Sin embargo, esa es sólo una parte, porque de nuestro lado sí está la decisión de interactuar, de saber dónde, cuándo y con quién, de dar ‘like’, ‘retwittear’, subir actividad del día a Runtastic o una foto a Instagram.  Hay roles, obligaciones y tiempos que cumplir: una cena con la familia, una plática de calidad, una reunión con los amigos, paseos y atenciones a los hijos o una salida con la novia.  Todo extremo es malo y no se puede abandonar lo que nos ha llevado hasta aquí, pero sí se puede regular.

El significado y concepto de intimidad es una cualidad que podemos recuperar y volver hacer de nuestra vida algo personal.  Hoy tener una vida implica compartirla, no sólo en las redes sociales, sino hasta en el Candy Crush.

Alejandro Pérez Pineda

Sígueme en twitter:

@alexperezpineda

Brand Hunting: Ver el futuro hoy o morir en el intento

En el pasado Congreso Internacional de Marketing, celebrado en el Colegio de Estudios Superiores México y que tuvo la participación de Octavio Regalado, fundador de InteleKia y cofundador de dosensocial y Marketeros Nocturnos, Luis Maram Director de marketing en Expok, Comunicación de Responsabilidad y Sustentabilidad Corporativas, Anasofía Sánchez, Directora de negocios para Facebook México entre otros, hubo una conferencia en especial que llamó mi atención: Brand Hunting teniendo a las hermanas Sandra y Gaby Arriaga como ponentes.

Hablaron de la importancia de anticiparse a una tendencia, identificando conductas y rasgos característicos en el comportamiento y accionar de la gente, que efectivamente muestra que se están moviendo, pensando o actuando de una manera diferente.

Hay un ejemplo muy claro para ilustrar esta situación: El caso de Blockbuster.

Hace unas semanas Joseph P. Clayton, CEO de Dish Network Corp, empresa que adquirió a Blockbuster Inc en 2011 hizo una desatinada declaración “Esto no es una decisión fácil, pero la demanda de los consumidores se está moviendo claramente a la distribución digital de entretenimiento en vídeo” con lo cual reafirma su desconocimiento de esta tendencia, ya que el decir ‘se está moviendo’ está muy lejos de la realidad, la cual evidencia que ‘hace mucho tiempo se movió.’

A pesar de que Blockbuster cuenta con franquicias en muchos países, los cuales están tomando acciones para no compartir el destino fatal de su matriz, todo parece indicar que ‘la suerte (aunque no tiene nada que ver el azar) ya está echada’

¿Cuáles fueron los ‘errores’ que cometieron y no tuvieron la visión para evolucionar?

Definitivamente ignorar el futuro de su público, esa miopía en la innovación que les impidió ver que el consumidor no quiere perder tiempo ni ser castigado, que la televisión dejó de ser el medio para ver películas y sobre todo, que el cliente quiere que sepas quién es, que le entregues opciones personalizadas de acuerdo a su historial, a su perfil y por ende, a sus gustos.  Blockbuster: Crónica de una muerte anunciada, disponible en Netflix.

El anticiparse a una tendencia no es tarea fácil, debe gestarse un fuerte cambio para que se diferencie entre una moda o movimiento. Ese factor puede ser un cambio de valores o de hábitos (la sociedad e incluso las personas no cambian esto con facilidad).

En la actualidad, la tecnología, lo estético antes que lo práctico, el cuidado por el planeta, los animales, el rescate de lo artesanal, lo reciclable y ‘retro’ están marcando la pauta y siendo algo constante en el pensamiento de las personas.  El secreto de la permanencia de una empresa es entender el cambio, el contexto y anticiparse a una tendencia.

Y aunque podemos estudiar, buscar anticiparnos, estar al pendiente de los cambios sociológicos, culturales y tecnológicos, es un hecho que no podemos ver el futuro en base a lo que existe hoy.  Y si no, también pregúntenle a Kodak.

Aunque no habla propiamente de la estrategia, identificación o estudio de las tendencias, un sitio muy interesante para ilustrar un poco la importancia – en el sentido comercial – es: http://www.trendhunter.com/ pueden visitarlo para que se den una idea.

Alejandro Pérez Pineda

Sígueme en Twitter: @alexperezpineda